Spanish Revolution: de la AEDE a la AMI

La Asociación de Editores de Diario Españoles (AEDE) se ha refundado finalmente en la Asociación de Medios Informativos (AMI). Esta decisión llega tarde porque en los últimos años la AEDE había actuado más con mentalidad resistente que disruptiva. La batalla frente a las viejas damas de la prensa española la ganó finalmente uno de sus activos más desconocidos: Javier Moll, el propietario de uno de los grupos editoriales más saneados y rentables de España, Prensa Ibérica, que asume la presidencia de la nueva AMI. A partir de ahora podrán fromar parte de la asociación los editores de medios informativos en cualquier soporte y en cualquier modelo de negocio. De manera que se invita a entrar a los pure players digitales y a lo que queda de los anteriormente boyantes medios gratuitos.

Mirando al futuro, las claves de la intervención de Moll son tres:

  • Los medios informativos deben recuperar la credibilidad que han perdido ante la ciudadanía.
  • La responsabilidad editorial ha sido y sigue siendo el mejor antídoto contra las noticias falsas y eso distingue a los medios de las plataformas tecnológicas y de las redes sociales.
  • Periodistas y editores deben trabajar juntos para reconstruir el modelo informativo (económico y profesional) en el entorno digital.

Realmente el periodismo español, las empresas y los profesionales, necesitaban este impulso y recuperar una interlocución del sector que había quedado muy diezmada tras episodios como el choque a propósito de Google News. El tono de la nueva AMI no puede volver a ser el de la última campaña de la AEDE: #ELPAPELDELAPRENSA. “Medios” e “informativos” son dos palabras más propias del siglo XXI que “papel” y “prensa”. La andadura empieza bien. Y el modelo que propone Moll de crear un organismo permanente de debate e interlocución al estilo de la World Association Newspaper (WAN) es sin duda una muy buena noticia.

No Comments

  1. Creo que la buena noticia sería que pidieran la derogación de lo que se llamó en su día el “Canon AEDE” o la “Tasa Google”, y que nadie fuese obligado a pagar, por enviar clientes a un determinado periódico, por poner tan solo el titular de una noticia y el enlace que lleva a la misma.

    Creo que es lo que deberían de hacer para empezar a ser creíbles.

    Y si quieren ser un punto por encima de creíbles, otras cosas que no les voy a decir, porque no me pagan por ser asesor.

    Un caso diferente es que un medio informático, copie un artículo desde la cruz hasta la raya, y lo ponga como propio.

    Pero pretender cobrar por lo que pretenden cobrar, es como si una tienda de souvenirs o un restaurante, pretendiera cobrar a un guía turístico por enviarles a un grupo numeroso a sus dependencias. En la vida real, los negocios no funcionan así, y bueno sería que los propietarios de medios dejaran de vivir en “Los Mundo De Yupi”, o en algún país imaginario similar.

    Eduardo Martínez.

Post A Comment