¿Cómo pueden los ‘media’ apropiarse de los usuarios?

La gran preocupación de las empresas de medios de comunicación es hoy el modelo de negocio. En su transformación digital han superado un primer reto: la pérdida del monopolio de la publicación. Ya no son los únicos que pueden generar contenidos, sea periodísticos o publicitarios. Han aprendido a compartir y a competir con los usuarios, con los clientes y con el resto de medios de comunicación fuera de su ámbito de cobertura local o regional. Los últimos estudios, como por ejemplo el del Digital News Report 2017 o el barómetro de Edelman indican que las marcas periodísticas generan todavía más confianza que el resto de players digitales. Pero esta confianza no se traduce ingresos, fundamentalmente porque los productores de noticias han perdido también el monopolio de la distribución de sus contenidos. La mayor parte de su tráfico proviene de los buscadores (un eufemismo para referirnos a Google) y de las redes sociales (Facebook, Twitter,…).De manera que los ingresos se los queda quien hace llegar la noticia al usuario y no quien la produce. Esta situación está ahogando simultáneamente a los legacy media y a los medios nativos, ese es un problema compartido.

Recuperar los ingresos por parte de los productores de contenidos pasa en este momento por diversas estrategias:

La primera es la que han encabezado los medios norteamericanos, francesesalemanes y británicos que exigen a sus legisladores y a sus reguladores que analicen si Google y Facebook gozan de una posición de dominio en sus respectivos mercados publicitarios lo que les permite forzar a la baja los precios y arruinar a sus competidores.

La segunda es seguir el camino de los dos casos de éxito reconocidos hasta el momento: Financial Times y The New York Times. Una estrategia basada en la suscripción. El objetivo es arduo y no se consigue de la noche a la mañana. Como bien ha estudiado Ismael Nafría, la vieja dama gris lleva ocho años batallando con el tema de las suscripciones. Ahora, coincidiendo con la victoria de Donald Trump ha sumado 2.644.000 suscriptores digitales que le han reportado unos ingresos de 340,3 millones de dólares. El resto, hasta 1.008,4 millones de dólares, proviene de las suscripciones a la edición impresa. La suscripción es, por ahora, la manera más eficiente que han encontrado los medios para apropiarse de los usuarios por la vía de los ingresos, pero para ello les tienen que ofrecer contenidos que no encuentren en el mercado libre. En este sentido, es interesante el movimiento que hacen estos días los medios locales de Vocento allí donde saben que la información de marca blanca no puede competir con ellos. La cuestión pasa por reconocer que la clave no es el valor que dan los medios a sus contenidos sino el que le otorgan los usuarios.

 

Post A Comment